Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola OK

Salud

Reconocimientos médicos para prevenir la muerte súbita
 
03/05/2018

Nuevo contenido ofrecido por IMQ Navarra. Cuando se hace ejercicio físico es conveniente saber en qué condiciones está nuestro organismo. No tenemos reparos en vigilar nuestro vehículo o poner a punto una bicicleta pero cuando se trata de nuestro bien más preciado, nosotros mismos, parece que no le damos la importancia necesaria. En el artículo IMQ Navarra incide en porqué utilizar esta herramienta que tenemos a nuestro alcance en un artículo de la doctora y deportista Uxua Idiazabal. Gracias al acuerdo con IMQ Navarra todos los aprticipantes tendrán acceso a una oferta especia que podéis consultar en el apartado de contenidos-promociones-.

Se calcula que más de 100 deportistas fallecen al año por muerte súbita en España. El reciente fallecimiento de Astori, capitán de La Fiorentina recuerda a otros vividos en el fútbol español como el de Dani Jarque y Antonio Puerta, quienes perdieron la vida en cuestión de segundos por una cardiopatía. La Dra. Idiazabal, cardióloga de la Clínica San Miguel explica cómo un reconocimiento médico puede reducir el riesgo de padecer un evento grave o incluso una muerte súbita practicando deporte.

Hablamos de muerte súbita cuando se produce un fallecimiento inesperado de una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado. La causa suele ser diferente en función de la edad. En menores de 35 años, el origen suele estar en una enfermedad cardiaca de nacimiento o hereditaria, que podemos desconocer, y el debut puede ser una arritmia cardiaca, que hace que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir. Los primeros síntomas son la pérdida de pulso, y en pocos segundos, la pérdida de conocimiento y la capacidad de respirar. Si no recibe atención inmediata, la consecuencia es el fallecimiento al cabo de unos minutos. En personas mayores de 35 o 40 años, la causa principal es la angina o el infarto de miocardio. Es decir, la obstrucción de una de las arterias coronarias que irrigan el músculo cardiaco. El riesgo de este tipo de patología se ve aumentado por factores de riesgo fáciles de evaluar como la hipertensión, el exceso de colesterol o el tabaquismo.

A pesar de que los casos más mediáticos son los de deportistas profesionales, son mucho más numerosos los eventos graves que han sufrido deportistas aficionados, a veces con baja preparación física, durante la práctica de un deporte exigente o competición. Es importante ser precavido, y escuchar a nuestro corazón, consultando con el médico en caso de que tengamos algún síntoma al hacer ejercicio, como desmayos o palpitaciones.

Como cardióloga, considero muy recomendable la realización de un chequeo médico exhaustivo no sólo a deportistas profesionales, sino a cualquiera que vaya a hacer ejercicio de alta intensidad, y más aún si tiene factores de riesgo, antecedentes familiares o síntomas.

Los reconocimientos deportivos deben hacerse con el fin de descubrir cualquier enfermedad, lesión o patología cardiaca que pueda constituir un riesgo vital, así como aquellas situaciones patológicas que representan una contraindicación médica para la práctica de actividad física. El estudio debe ser específico para cada grupo de edad y nivel de práctica deportiva, incluyendo una historia clínica detallada y exploración física meticulosa, completarlo con un electrocardiograma y de forma individualizada con pruebas complementarias (ecocardiograma y/o prueba de esfuerzo).

Dra. Uxua Idiazabal, Servicio de Cardiología, Clínica San Miguel Pamplona

Temas relacionados
2018
#EmpresasConVida
#EmpresasSaludables
Salud

Patrocinadores

©Progesport, Eventos Deportivos